domingo, 20 de julio de 2014

José Joaquín Arín Oyarzábal

José Joaquín Arín Oyarzábal fue un sacerdote vasco muy destacado en la defensa de la lengua y culturas vascas. Nació en Villabona en el año 1875. Se formó en el Seminario de Vitoria. Fue nombrado cura párroco de Arechavaleta para luego, serlo en Mondragón durante 25 años. También fue asesor del obispo de Vitoria Mateo Múgica. Arín cedió los bajos de la Casa parroquial para que se abriera una ikastola.
Cuando las tropas de Mola entraron en Guipúzcoa, Arín fue detenido y enviado a la prisión de Ondarreta. Al poco tiempo fue sacado de la misma, y sin juicio fue fusilado junto con los sacerdotes José Markiegi y Leonardo Guridi, dos grandes impulsores de la cultura vasca. En este trágico destino les acompañó el seglar Joseba Ceciaga, miembro del PNV. Fueron asesinados en la noce del 24 al 25 de octubre de 1936 a la entrada del cementerio de Oyarzun.
Antes de su detención Arín sufrió un incidente que demuestra la inquina política del momento. Dicho suceso fue protagonizado por la líder tradicionalista María Rosa Urraca Pastor, que había llegado a Mondragón para dar un mitín. Urraca Pastor reconoció al párroco en la calle y le increpó para que gritara tres veces "¡Viva España!". La humillación fue rematada con una amenaza de muerte. Al poco tiempo, como sabemos, fue detenido y fusilado.
El entonces obispo de Vitoria, Mateo Múgica, reaccionó con contundencia al conocer la ejecución del cura José Joaquín Arín. «Mejor habrían hecho Franco y sus soldados besando los pies de este venerable sacerdote que fusilándole», expresó
El día de Santa Cecilia del año pasado fue recordado en su primera parroquia, y en el homenaje que en este año recibieron los curas vascos asesinados por el franquismo.
Sobre Arín puede consultarse:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada