viernes, 15 de febrero de 2013

Indalecio Prieto en el primer gobierno de la República


Prieto tuvo un destacado papel en la firma del Pacto de San Sebastián pero lo firmó a título personal, no en nombre del partido. Participó en el comité revolucionario en la conspiración para derribar a la monarquía, pero el fracaso de la huelga de diciembre de 1930 le obligó a refugiarse en Francia. Al proclamarse la República regresó a España.
Indalecio Prieto fue nombrado ministro de Hacienda y se destacó por estabilizar la peseta. No olvidemos que estamos en plena crisis del 29. También impulsó la Ley de Ordenación Bancaria. Pero Indalecio Prieto era dueño de una personalidad muy fuerte, arrolladora y eso le provocó no pocos conflictos con Azaña. En diciembre de 1931 es cesado en el ministerio y se le nombra ministro de Obras Públicas.
Indalecio era un gran defensor de la presencia de los socialistas en el gobierno, frente a compañeros suyos que no estaban por la labor de que se asumieran responsabilidades de este tipo. Así lo defendió en el Congreso Extraordinario del año 1932. Pero, aunque salieron reforzadas sus tesis y fue nombrado miembro de la Comisión Ejecutiva, su triunfo no durará mucho. En junio de 1933 no conseguirá convencer al partido para que pudiera aceptar el encargo del presidente Alcalá Zamora para formar gobierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada